El pasado sábado 21 el equipo de Cirujanos por la Vida viajó a Mali donde inmediatamente se puso a trabajar. El lunes ya tenían en sus manos 10 casos de niños con cardiopatías. Además, un miembro de la Fundación se dio cuenta de que una de las madres escondía entre la ropa a su hija. La pequeñas sufría una hidrocefalia también operable.

Esta fundación es joven pero ya se ha puesto manos a la obra. Su labor principal se desarrolla en África donde no sólo operan a las personas con cardiopatías operables sino que también forman a los profesionales sanitarios locales para que puedan perfeccionar sus técnicas y operar ellos mismos. Los casos complicados que no pueden ser intervenidos en su país, son trasladados al Hospital Sant Joan de Déu, en Barcelona.

TV3, en su programa “A la carta” dedicaba un espacio a la fundación.